lunes, 27 de septiembre de 2010

Y ahora ¿Qué hacemos?

A continuación pongo un artículo que ha sido publicado en minutodigital.com y que está dando la vuelta al mundo por la red.

Resulta totalmente paradójica la diferencia de apreciación que existe, a nivel mundial, de unas acciones y otras en función del autor que las comete. Me refiero a lo siguiente: hace un tiempo se montó la mundial con las famosas caricaturas de Mahoma, y al dibujante lo condenaron de por vida a vivir oculto bajo pena de muerte. Todo aquel que comete cualquier acción en contra del Islam, es condenado a muerte.

Cuando, coincidiendo con el aniversario del 11-S, un pastor norteamericano anuncia que va quemar ejemplares del Corán, casi lo meten en la cárcel, lo han linchado públicamente y ha tenido que echar marcha atrás en sus intenciones.

Pero ahora cuando unos extremistas musulmanes queman públicamente y escupen sobre la Biblia, el libro sagrado de los cristianos, como lo es el Corán de los musulmanes, ¿Qué pasa?

Pues, por lo visto, no pasa nada, nadie dice nada, es una simple noticia y encima no es ni de carácter general. Eso es normal, nadie le da importancia. No creo que sea justo esta doble moral que existe en la sociedad actual, la permisividad con unos y la intransigencia con otros. Estos hechos ¿no merecen ser reprochados por la comunidad internacional como lo fueron los otros? ¿Por qué no se hace? ¿Quién responde de ellos? ¿Se juzgará internacionalmente a los culpables? ¿Los expulsarán de la escuela coránica? ¿Dónde están las protestas frente a esta profanación? Yo ya sé la respuesta.

El artículo en cuestión es el siguiente. Que cada uno juzgue como crea conveniente.

MUSULMANES ORINAN SOBRE UNA BIBLIA PARA DESPUÉS ESCUPIR SOBRE ELLA Y QUEMARLA

Mientras medio mundo se echa las manos a la cabeza por el intento de quema de coranes en EE.UU, varios estudiantes de una escuela islámica de Melbourne orinaron y escupieron sobre una Biblia antes de quemarla en una hoguera. El incidente, denunciado inmediatamente por ciudadanos ajenos a la escuela coránica, ha concluido con una charla del imán a sus 650 alumnos en la que llamó a respetar la Biblia y a los cristianos.

La profanación de la biblia ocurrió en el East Preston Islamic College, a unos de 50km al oeste de Melbourne. Un informe, al que ha tenido acceso el diarioThe Australian, afirma que tres estudiantes, mientras otros dos miraban, profanaron la Biblia: “El autor principal orinó sobre la Biblia, rasgó algunas páginas del libro sagrado y las quemó. Finalmente escupió en el libro sagrado”.

El segundo estudiante “rasgó las páginas del libro sagrado y las quemó” mientras un tercer estudiante “rasgaba las páginas de la biblia, las enrollo como un cigarrillo y fingió fumarlas”.

La escuela en cuestión recibe cerca de 3.9 millones de $ de financiación del Estado Australiano y del Gobierno Federal cada año.

Esto es lo que hay….

Foto: La Biblia y el Corán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario