Ir al contenido principal

Despierta Venezuela

Parece ser que algo empieza a cambiar en Venezuela. La noche del 26 de septiembre del 2010 fue larga pero cargada de esperanza y con ella amaneció un nuevo día, resplandeciente y clarificador. Por primera vez en 11 años la oposición le ha puesto la zancadilla a ese dictadorzuelo del siglo XXI, a ese iluminado al más puro estilo decimonónico. Algo empieza a cambiar en Venezuela.

El triunfo de la oposición a Chávez es importantísimo, por un lado demuestra que el pueblo venezolano ha despertado ante la falta de libertad y el gobierno de un tirano del tres al cuarto, y por otro, demuestra el valor de que los políticos son los representantes elegidos por el pueblo para que los dirija y no al revés que él se elija para dirigir al pueblo en contra de la voluntad de este.

Todavía les queda mucho camino por recorrer, a Chávez le quedan dos años de dictadura en los que aún le puede hacer mucho daño a su pueblo, pero yo confío en que sean los últimos y que al terminar su “mandato” sea juzgado como se merece.

No se puede consentir que un político se erija en salvador iluminado por la gracia de dios sabe quien para gobernar de por vida a un pueblo sometido a su voluntad por medio de la coacción, la intimidación, el miedo y la represión. Esta es la democracia equivocada, la que da la “legitimidad” de las urnas para aferrarse a un poder que no le corresponde.

La figura del dictador es tan antigua como la democracia misma y ya en el Mundo Antiguo se le daban plenos poderes, de dictador o tirano, a su gobernante ante una amenaza real y exclusivamente durante el tiempo que durase tal amenaza. También condenaban y expulsaban a todo aquel que cruzada esa línea tan delgada entre el poder electo y el poder tiránico. El «ostracismo» fue instaurado en Atenas en el año 510 a.C. por Clístenes para luchar contra la tiranía y consistía en el destierro de un ciudadano no grato o peligroso para el bien común.

Hoy, son las urnas las que ponen de manifiesto el ostracismo al político, el sentir popular, por ello las elecciones deben ser claras, transparentes, legales y “limpias”, en las que cada ciudadano premie o condene a sus dirigentes, bien no volviendo a darle su apoyo o bien eligiendo a otro para que intente hacerlo mejor. El problema surge cuando no existe esa libertad para poder manifestarse libremente en las urnas, por ello es necesaria la presencia de observadores internacionales para verificar que se procede de acuerdo a la legalidad.

Chávez tiene el tiempo justo de rectificar antes de que lo defenestren de una vez por todas y el pueblo de Venezuela tiene ahora la oportunidad de hacer que así sea. De ellos depende.

Quero mostrar mi apoyo a los venezolanos, con los que me unen ciertas relaciones familiares, y toda mi repulsa para ese iluminado que los está condenando en vida a un infierno que no se merecen y en el que si alguien debe de arder, ese debe ser el bolivariano.

Foto: Hugo Chávez ayer en su comparecencia ante los medios tras los resultados de las elecciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La leyenda de la Patasola

La Patasola. Ilustración de Dancribu Esta leyenda colombiana que os cuento hoy trata sobre el ser más endemoniado y sanguinario que atormentó a las mentes de los campesinos colombianos durante mucho tiempo, era la Patasola; este ser que vivía en las montañas vírgenes era vista, por algunos, como una hermosa mujer que avanzaba dando grandes saltos con la única pierna que tenía; para otros era una perra grande y negra de grandes orejas; y algunos más la veían como una gran vaca negra. Hay varias versiones de este mito ya que cuentan que la Patasola es el espíritu de una mujer infiel que tenía amores con el jefe de su marido; cuando éste descubrió el engaño mató a su jefe con un machete y a ella le cortó una pierna y salió corriendo su única pierna hasta que se desangró y murió. También cuentan que era una mujer que perdió una pierna por estar cortando leña un Viernes Santo, cuando supuestamente nadie debe trabajar ni hacer nada, y quedó condenada a errar por el mundo, y se oyen

Tangun, el emperador del Sándalo

Tangun, el mítico primer rey de Corea Uno de los mitos más importantes de Corea remite a la historia de Tangun, el primer emperador coreano hacia el año 2333 a.C., fundador del reino de Choson, como así se llamaban las tierras que hoy ocupan Corea.  Era hijo de Hwangung y nieto de Hwanin, conocido como el divino Creador o el Rey de los Cielos. La leyenda comienza cuando Hwangung le revela a su padre el deseo de vivir en la Tierra. Hwanin elige el monte T’aebaek como residencia ideal para su hijo. Hwangung desciende a la Tierra con 3000 compañeros y se declara rey. Reina en armonía y prosperidad, asistido por tres ministros: el conde del Viento, el maestro de la Lluvia y el maestro de las Nubes. Un día, un oso y un tigre le piden a Hwangung que les ayude a convertirse en hombres, y éste les entrega 20 dientes de ajo y un racimo de artemisa, indicándoles que coman las hierbas y que se retiren a sus cuevas durante 100 días, evitando la luz del sol. Si cumplen las condicio

Acechando la muerte

Hay fotografías o instantáneas que no dejan indiferente a nadie, ganadoras de reconocimientos internacionales e importantes premios, algunas de ellas llevan aparejada una terrible historia como la que pongo a continuación. El genial fotógrafo sudanés Kevin Carter ganó el premio Pulitzer con esta fotografía que fue tomada en la región de Ayod, una pequeña aldea en Sudan, y que recorrió el mundo entero. En la imagen puede verse la figura esquelética de una pequeña niña, totalmente desnutrida, recostándose sobre la tierra, agotada por el hambre, y a punto de morir, mientras que en un segundo plano, la figura negra expectante de un buitre se encuentra acechando y esperando el momento preciso de la muerte de la niña. Cuatro meses después de tomada esta fotografía, abrumado por la culpa y conducido por una fuerte dependencia a las drogas, Kevin Carter se quitó la vida. La verdad es que la foto es realmente impresionante y nos hace plantearnos cómo se puede acabar con esto. No se dón