Ir al contenido principal

Liberado el médico secuestrado en el Congo

Esta tarde hemos tenido una buena noticia y ha sido la liberación del médico aragonés Mario Sarsa que permanecía secuestrado, desde el pasado 1 de abril, en el norte de la República Democrática del Congo.

Parece ser, según fuentes del Ministerio del Interior, que el Dr. Sarsa fue liberado por los miembros del Ejército congoleño, se encuentra en perfectas condiciones físicas y será trasladado a la capital congoleña, Kinshasa.

Mario Sarsa se encontraba en el Congo disfrutando de unos días de vacaciones y viajaba en una embarcación fluvial cuando fue atacada por miembros de la rebelde etnia enyele, todo dentro de la misma operación que los rebeldes llevaron a cabo en la ciudad de Mbandaka y en la que fallecieron 36 personas.

Me alegro enormemente que la situación haya tenido un final feliz y que pronto se encuentre nuevamente en casa y deseando que lo pasado sólo haya sido “un mal sueño”.

A raíz de esta noticia, vamos a ver quienes son los ahora famosos “rebeldes enyeles” que hasta hace unos días eran unos perfectos desconocidos.

El noroeste de la República Democrática del Congo es una zona repleta de estanques en la que únicamente es posible moverse mediante pequeñas embarcaciones fluviales y está considerada como una de las más peligrosas del corazón de África.

En ella se asientan dos etnias rivales: “los enyele” y “los monzaya”, enemigos declarados y rivales por el control de los estanques peces. Las relaciones entre ambas etnias son irreconciliables y ya vivieron graves y sangrientas situaciones con terribles matanzas en los años cuarenta y sesenta del siglo pasado. A comienzos del año 2009, en la ciudad de Dongo, se enfrentaron miembros de las dos etnias. A los pocos meses los enyele matan a varios policías en la misma ciudad y fue el conato de una escalada de violencia que provocó el éxodo de más de 70000 refugiados en el vecino Congo. Muchos murieron intentando huir del infierno en que se convirtió la ciudad de Dogo. Cuando llegaron los «cascos azules» de la Misión de la ONU en el Congo, se encontraron con cuadro desolador: la ciudad completamente destruida y llena de cadáveres por todas partes.

A partir de ese momento, los enyele crearon un grupo rebelde, se hacen llamar el «Movimiento de Liberación Independiente de los Aliados» o también los «Patriotas Resistentes de Dongo» que, al igual que otros grupos rebeldes de la zona, se enfrentan al Estado con gran virulencia.

Su forma de operar es la misma de todos los grupos rebeldes africanos: guerrilleros, uso de niños soldados entrenados para saquear, violar y asesinar sin piedad alguna. Su líder, Ibrahim Mangbama es un iluminado que dice poseer una espada mágica con la que transmite poderes a sus soldados, además tiene la creencia de que las cabelleras y el vello de sus prisioneros, por ello les rapan y afeitan todo el cuerpo, multiplica su fuerza y protege en la batalla, pues se hacen con ellos colgantes y amuletos mágicos. Esta fuerza es mayor si se trata de prisioneros blancos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La leyenda de la Patasola

La Patasola. Ilustración de Dancribu Esta leyenda colombiana que os cuento hoy trata sobre el ser más endemoniado y sanguinario que atormentó a las mentes de los campesinos colombianos durante mucho tiempo, era la Patasola; este ser que vivía en las montañas vírgenes era vista, por algunos, como una hermosa mujer que avanzaba dando grandes saltos con la única pierna que tenía; para otros era una perra grande y negra de grandes orejas; y algunos más la veían como una gran vaca negra. Hay varias versiones de este mito ya que cuentan que la Patasola es el espíritu de una mujer infiel que tenía amores con el jefe de su marido; cuando éste descubrió el engaño mató a su jefe con un machete y a ella le cortó una pierna y salió corriendo su única pierna hasta que se desangró y murió. También cuentan que era una mujer que perdió una pierna por estar cortando leña un Viernes Santo, cuando supuestamente nadie debe trabajar ni hacer nada, y quedó condenada a errar por el mundo, y se oyen

Acechando la muerte

Hay fotografías o instantáneas que no dejan indiferente a nadie, ganadoras de reconocimientos internacionales e importantes premios, algunas de ellas llevan aparejada una terrible historia como la que pongo a continuación. El genial fotógrafo sudanés Kevin Carter ganó el premio Pulitzer con esta fotografía que fue tomada en la región de Ayod, una pequeña aldea en Sudan, y que recorrió el mundo entero. En la imagen puede verse la figura esquelética de una pequeña niña, totalmente desnutrida, recostándose sobre la tierra, agotada por el hambre, y a punto de morir, mientras que en un segundo plano, la figura negra expectante de un buitre se encuentra acechando y esperando el momento preciso de la muerte de la niña. Cuatro meses después de tomada esta fotografía, abrumado por la culpa y conducido por una fuerte dependencia a las drogas, Kevin Carter se quitó la vida. La verdad es que la foto es realmente impresionante y nos hace plantearnos cómo se puede acabar con esto. No se dón

El fiel perro de Mozart

Wolfgang Amadeus Mozart, gran compositor clásico, nació el 27 de enero de 1756, en Salzburgo, Austria. Este extraordinario compositor del siglo XVIII, es considerado  uno de los  músicos más famosos de todos los tiempos. Fue en París, a la edad de siete años, cuando aparecieron publicadas sus  primeras obras. Mozart  tuvo varios años de gloria, siendo reconocido por las principales monarquías de Europa, pero nunca supo administrar bien el dinero. La explotación de su  genialidad musical  surgiría luego por parte de grandes oportunistas. Ya casado, su vida comenzó a desmoronarse y su mujer Constanze lo abandonó. La madre, que tanto amaba, enfermó gravemente. Mozart, sin dinero, vendía composiciones a cambio de remedios para su madre, que falleció unos meses después. Triste y desilusionado, Mozart se enfermó. Su único amigo fiel, fue su perro  quien se quedó a su lado hasta el día de su muerte, el 5 de Diciembre de 1791. Mozart  fue enterrado en una fosa común, en Viena. Su mu