Ir al contenido principal

Una solución de fábula


Hoy os voy a contar una vieja fábula china que muestra cómo todos los problemas, por muy complejos que parezcan, pueden tener una solución favorable, si se saben analizar y reaccionar convenientemente ante ellos. La historia dice así:

Había una vez, en un pequeño pueblo del interior de china, un pobre granjero que no tenía recursos para devolver a un viejo usurero una importante suma de dinero que le había sido prestada. El granjero tenía una preciosa hija que era deseada por el viejo prestamista. Un día el viejo le hizo al granjero la siguiente proposición:  
¾      Si me das a tu hija en matrimonio te perdona la deuda que tienes contraída conmigo.
Tanto el granjero cómo su hija quedaron horrorizados con semejante propuesta y se negaron en rotundo a la propuesta del usurero. Éste modificó su propuesta en los siguientes términos:
¾      De acuerdo, dejaremos que sea el azar quien decida. Voy a colocar una piedra negra y otra blanca, como las que hay en el camino, dentro de una bolsa vacía.
¾      La muchacha deberá sacar una de las dos piedras sin mirar, al azar. Si sale la piedra negra, la chica se casará conmigo y te perdonaré lo que me debes; y si sale la piedra blanca no se tendrá que casar conmigo y te perdonaré igualmente la deuda.
¾      Si, por el contrario, rehusáis a sacar la piedra de la bolsa, irás inmediatamente a la cárcel y la desgracia caerá sobre vosotros.
Sin dejar de hablar, el usurero se agachó para recoger las dos piedras. La muchacha se dio cuenta de que había recogido ambas piedras negras y que las había metido rápidamente en la bolsa sin que nadie de diese cuenta de su acción. La muchacha no dijo nada, ya que si acusaba al prestamista de tramposo su padre iría inmediatamente a prisión.
El viejo prestamista le dijo a la muchacha:
¾      Mete la mano en la bolsa y saca una de las dos piedras.
Ahora la muchacha tenía toda la presión y la vida de su padre en sus manos. A priori, tenía tres posibilidades:
1.       Negarse a sacar una piedra, con lo que su padre iría directamente a la cárcel.
2.       Sacar las dos piedras y acusar al usurero de tramposo. Situación arriesgada y que les traería la misma suerte.
3.       Sacar inevitablemente una piedra negra y sacrificarse casándose con el viejo y librar así a su padre de la cárcel y de las deudas.
¿Qué hubieses hecho tú, en el lugar de la muchacha? Parece ser que, inevitablemente, el granjero y su hija tenían las de perder, y que fuese cual fuese la opción que eligiese de las tres, siempre ganaba el usurero
El desenlace de la historia fue el siguiente:
La muchacha metió la mano en la bolsa y cogió una de las dos piedras, pero al sacar la piedra de la bolsa hizo que se tropezaba y dejó caer la piedra al suelo sin que nadie hubiese apreciado el color de la misma, confundiéndose entre las piedras blancas y negras del camino, y disculpándose inmediatamente por su torpeza.
¾      ¡Qué torpe soy!, exclamó la muchacha. ¿cómo me ha podido pasar esto a mi?
¾      Pero, todo tiene solución, prosiguió decidida.
¾       Es fácil saber la piedra que saqué de la bolsa, sacando la que queda dentro. Si la que queda es blanca, habría sacado la negra, y si la queda es la negra, entonces habría sacado la blanca ¿no es cierto?
Entonces le pidió al viejo prestamista que sacara la piedra que quedaba dentro de la bolsa para que todo el mundo viese cuál era. El usurero, sin atreverse a decir nada, sacó la piedra de la bolsa y era negra, por lo tanto la muchacha había sacado la piedra blanca.
La habilidad de la muchacha había transformado una situación que parecía imposible en una situación muy favorable a sus intereses.

Imagen: Fábula del granjero y el usurero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La leyenda de la Patasola

La Patasola. Ilustración de Dancribu Esta leyenda colombiana que os cuento hoy trata sobre el ser más endemoniado y sanguinario que atormentó a las mentes de los campesinos colombianos durante mucho tiempo, era la Patasola; este ser que vivía en las montañas vírgenes era vista, por algunos, como una hermosa mujer que avanzaba dando grandes saltos con la única pierna que tenía; para otros era una perra grande y negra de grandes orejas; y algunos más la veían como una gran vaca negra. Hay varias versiones de este mito ya que cuentan que la Patasola es el espíritu de una mujer infiel que tenía amores con el jefe de su marido; cuando éste descubrió el engaño mató a su jefe con un machete y a ella le cortó una pierna y salió corriendo su única pierna hasta que se desangró y murió. También cuentan que era una mujer que perdió una pierna por estar cortando leña un Viernes Santo, cuando supuestamente nadie debe trabajar ni hacer nada, y quedó condenada a errar por el mundo, y se oyen

Tangun, el emperador del Sándalo

Tangun, el mítico primer rey de Corea Uno de los mitos más importantes de Corea remite a la historia de Tangun, el primer emperador coreano hacia el año 2333 a.C., fundador del reino de Choson, como así se llamaban las tierras que hoy ocupan Corea.  Era hijo de Hwangung y nieto de Hwanin, conocido como el divino Creador o el Rey de los Cielos. La leyenda comienza cuando Hwangung le revela a su padre el deseo de vivir en la Tierra. Hwanin elige el monte T’aebaek como residencia ideal para su hijo. Hwangung desciende a la Tierra con 3000 compañeros y se declara rey. Reina en armonía y prosperidad, asistido por tres ministros: el conde del Viento, el maestro de la Lluvia y el maestro de las Nubes. Un día, un oso y un tigre le piden a Hwangung que les ayude a convertirse en hombres, y éste les entrega 20 dientes de ajo y un racimo de artemisa, indicándoles que coman las hierbas y que se retiren a sus cuevas durante 100 días, evitando la luz del sol. Si cumplen las condicio

Acechando la muerte

Hay fotografías o instantáneas que no dejan indiferente a nadie, ganadoras de reconocimientos internacionales e importantes premios, algunas de ellas llevan aparejada una terrible historia como la que pongo a continuación. El genial fotógrafo sudanés Kevin Carter ganó el premio Pulitzer con esta fotografía que fue tomada en la región de Ayod, una pequeña aldea en Sudan, y que recorrió el mundo entero. En la imagen puede verse la figura esquelética de una pequeña niña, totalmente desnutrida, recostándose sobre la tierra, agotada por el hambre, y a punto de morir, mientras que en un segundo plano, la figura negra expectante de un buitre se encuentra acechando y esperando el momento preciso de la muerte de la niña. Cuatro meses después de tomada esta fotografía, abrumado por la culpa y conducido por una fuerte dependencia a las drogas, Kevin Carter se quitó la vida. La verdad es que la foto es realmente impresionante y nos hace plantearnos cómo se puede acabar con esto. No se dón