sábado, 15 de mayo de 2010

Las reformas de Zapatero y los imbéciles de los españoles

Si, hago referencia primero a lo imbéciles que somos los españoles, a lo conformistas que somos y por tanto a que tenemos lo que nos merecemos ya que, queramos o no, a los que nos representan los elegimos nosotros y con ello tenemos que convivir hasta que podamos volver a elegir. Seguramente nos volveremos a equivocar y tendremos que apechugar otra vez con lo mismo.

Las últimas reformas de Zapatero y por la que todo el país ha puesto el grito en el cielo, se veían venir ya que es la única manera que tiene el Gobierno de “sacar dinero” sin oposición. De verdad nos creíamos que zapatero recortaría los beneficios de la banca, las asignaciones a los partidos políticos o las subvenciones a los sindicatos antes que recortar el sueldo a los funcionarios o joder a los pensionistas, ¡¡qué equivocados estamos!!, la cuerda siempre se rompe por el más débil.

A mí me hace mucha gracia cuando leo en los periódicos o veo la televisión o escucho la radio a aquellos que dan saltos cuando les recortan el sueldo a los funcionarios y se les llena la boca al decir que ya era hora. Pues bien a muchos de esos me gustaría recordarles que si ellos no son funcionarios será porque no han sido capaces de sacrificarse, estudiar y sacar unas oposiciones para asegurarse un futuro y en muchas ocasiones se reían de quienes lo hacían y ahora míralos se ríen de que les recorten el sueldo para mantenerlos a ellos. También me gustaría decir es la medida más fácil de tomar cuando las cosas vienen mal dadas, pero cuando vienen bien entonces se olvidan de ellos, entonces los funcionarios no importan, cuando vuelven a ganar 3000 €, entonces no se acuerdan de que a los funcionarios mil euristas (la mayoría) se les recortó el sueldo y ya no se lo han subido, entonces ya no importan. ¡¡que mala memoria tenemos!!.

Yo no estoy ni estaré de acuerdo con un Gobierno que recorta las medidas sociales para salvarse el pellejo y se ensaña con los más débiles. Tampoco tengo claro que otros lo hagan mejor que estos, aunque con tomar otras medidas peor que los actuales es imposible hacerlo ya. Estoy esperando que los políticos de nuestro país dejen sus privilegios a un lado y se pongan del lado del pueblo que paga sus despilfarros y caprichos. Estoy esperando el día en que al coger el autobús para ir trabajar me encuentre al Alcalde en él oyendo la radio en el móvil, como todos a esas horas, y en la parada siguiente que suba el Consejero de Economía de la Comunidad Autónoma, o los concejales, consejeros, directores generales, asesores, secretarios, subsecretarios y un largo etc., para los que parece que la crisis no va con ellos. Pero resulta que cuando voy en el bus, al mirar por la ventana veo un flamante audi negro con el consejero de turno que va su trabajo y que yo pensaba que podía coger el transporte público a mi lado. Podría decir ¡¡que desilusión!!, pero no la verdad es que no me sorprendo porque se que en este país de imbéciles esto no va a suceder nunca.

Hoy he leído una noticia en el periódico que me reafirma en mi apreciación de lo imbéciles que somos. Resulta que la próxima comparecencia de Montilla, si el Presidente de la Generalitat de Cataluña, le va a costar 6500 € al Senado en traductores ya que por lo visto tiene que hablar en catalán para poder intervenir en las lenguas cooficiales. Lo mismo ocurre con el Lendakari, el Presidente Gallego y el Valenciano, para lo que tienen que contratar a dos traductores para cada uno. Si eso, señores, no es derroche que me lo expliquen que no lo entiendo. Como estas cosas hay infinidad de ellas cada día en cada Autonomía, Diputación, etc., etc.,…

A todo esto del recorte hay que sumar que anualmente a cada ciudadano nos cuesta más de 600 €, según hacienda, por la cantidad de dinero defraudado en España sin que los culpables paguen por ello. Ah, perdón, los culpables somos nosotros y por ello tenemos que pagar, no ellos. ¡¡Que imbécil soy, como se me ocurre pensar lo contrario!!

En fin, podría decir muchas cosas más pero no tengo ganas de darle más vueltas a lo mismo, total vamos a seguir siendo igual de imbéciles ahora que mañana, que el año que viene e incluso que en las próximas elecciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario