lunes, 6 de diciembre de 2010

País de privilegiados

Este fin de semana hemos asistido a uno de los más esperpénticos actos que nos quedaba por sufrir en este país, a la brutal y desproporcionada huelga de los controladores aéreos, el colectivo mejor pagado de todos los que existen a lo largo de la geografía española. Que su trabajo es estresante, me parece muy bien, que hacen muchas horas, me parece muy bien, que tienen poco días de fiesta al año, me parece muy bien, que cobran más de quince veces lo que cobro yo, ya no me parece tan bien.

Estoy de acuerdo que cada uno cobre de acuerdo a sus capacidades profesionales y sus responsabilidades, lo que no estoy de acuerdo es con esa diferencia tan excesivamente amplia con que ven recompensado su trabajo, por muy estresante que pudiera ser.

Puede ser que sus condiciones laborables deban ser mejoradas pero que los medios que han utilizado no son los más adecuados para hacerlo, en el único puente festivo de cinco días que hay en todo el año y en el que muchas personas iban a disfrutar de sus merecidas vacaciones, muchos ahorrando todo el año para hacerlo, y que gracias al capricho de unos señores no han podido hacerlo y como consecuencia de ello lo único que han tenido ha sido la pérdida de sus ahorros, de su tiempo y de sus ilusiones.

Este es por desgracia un país de privilegiados, cuando estamos sufriendo las crisis económica más grave que se recuerda, con la tasa de paro más alta de toda la Unión Europea, con 1.300.000 familias con todos sus miembros en el paro, con casi la mitad de la población en el borde de la pobreza, hay que aguantar que unos señores, los mejores pagados de toda la Unión Europea, se permitan el lujo de paralizar el país, de hundir la maltrecha economía y de manchar la imagen de España que tanto cuesta mantener.

A lo mejor piensan que el pueblo llano está a favor de sus reivindicaciones, no lo sé, pero creo que se equivocan de lleno. Alegan que se han sacado una plaza que cuesta mucho conseguir, también los funcionarios lo han hecho, han sacado una plaza tras muchos años de estudio, privaciones y esfuerzo y se les ha bajado el sueldo a niveles de hace más de diez años, es una señal inequívoca del paso atrás que hemos dado en este país.

Según escribo cada vez me indigno más, congelan las pensiones a los jubilados, que bastante han trabajado ya, suben la edad de jubilación, los que estamos trabajando ahora, afortunados, no sabemos cuándo nos jubilemos si podremos cobrar nuestra merecida pensión, con una clase política que se blinda para que a ellos no les suceda nada y con unos “señores” que se jubilan a los 52 años con el cien por cien del sueldo, multimillonario, de por vida. ¿Qué quieren que pensemos? Pues que este es un país de privilegiados y los demás somos un cero a la izquierda.

Se nos llena la boca de democracia y ¿qué es la democracia que tenemos? ¿Cómo la ejercemos? ¿Qué nos supone? Pues la verdad es que no lo tengo muy claro, para la mayoría de los españoles nuestra única aportación a la democracia es nuestro derecho al voto y, casi siempre nos equivocamos, a partir de ahí se acabó nuestra contribución a la democracia, pasa a ser una dictadura del partido político gobernante que no permite ni una voz discordante en el seno de sus propios partidarios. Hoy día de la Constitución sería un día para reflexionar, los políticos deberían de dejar de darse palmaditas diciendo que buenos somos y que malos son los otros que no hacen lo que queremos, y dedicarse a gobernar, a mirar por los ciudadanos, a sacarnos de la crisis y a no permitir hechos como los ocurridos este fin de semana.

Cuando uno no cumple en su trabajo, lo más normal es que pase a engrosar la lista del paro, a ver si ocurre lo mismo ahora con todos aquellos que han dejado de acudir a su trabajo, que caiga sobre ellos todo el peso de la ley y por supuesto que se hagan responsables, con su propio patrimonio si es necesario, de las indemnizaciones que haya que hacer frente por su negligencia.

No sé qué pasará con todo esto, lo más probable es que no pase nada y dentro de unos días sigamos igual que siempre, cada día más pobres y cada día más distanciados de una clase privilegiada que se cree con todo el derecho de hacer lo que le apetezca sin mirar en las consecuencias y sin preocuparse de lo que pasa a su alrededor.

Creo que no digo nada nuevo, esto es lo que hay y parece ser que para tiempo.

Foto: Personal bloqueado en los Aeropuertos tras la huelga de los controladores aéreos. ABC.

2 comentarios:

  1. No creo que el problema sea que un colectivo laboral gane más que el resto. Ojalá y todo el mundo estuviera igual remunerado. Pienso que el problema ha sido instigado por un gobierno inoperante que utiliza cualquier recurso previsto constitucionalmente para distraer la atención del problema mollar, que es el mismo gobierno.
    Dudo de la constitucionalidad de la situación de "alarma" y dudo también de la necesidad de publicar el decreto de modificación sustancial de las condiciones de trabajo de los controladores precisamente ese día. Aqui nada es casual, recuérdenlo

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo en que nada es casual en este país y que la huelga de controladores era algo que estaba latente y el gobierno no supo evitar.

    ResponderEliminar