Ir al contenido principal

El Belén de la Crisis

El otro día recibí un correo de un amigo con las medidas que iba a tomar este año para montar el Belén en su casa y la verdad es que hizo mucha gracia, así que sin menospreciar su trabajo voy a poner lo que va a ser este año el «Belén de la Crisis».

El primer paso que hay que dar, antes de comenzar y siendo la situación económica del país la que es, es llamar a un Asesor que nos ayude en las decisiones a tomar para poder sacar el máximo rendimiento al tradicional nacimiento. Una vez oído al Asesor y valoradas todas las posibilidades, las decisiones adoptadas serán las siguientes.

Pastores. Por todos es sabido que en los belenes siempre hay mayor número de pastores que de ovejas, es un dato curioso pero real. Todos los pastores se van al paro, me deshago de todos menos de uno. Ya veré el modo de cuidar las ovejas, seguramente las pondré en un cercado con sensores para que no se escapen.

Personajes de los gremios. También es impresionante la cantidad de profesiones y oficios que hay en un belén: el panadero, el herrero, el alfarero, el carpintero, el tendero, el posadero, y un largo etc., aunque es igual de sorprendente la poca clientela que tienen. La decisión adoptada es la de despedirlos a todos, decisión dura pero es lo que hay, la economía no da para mantenerlos a todos y menos con tan pocos clientes. En su lugar contrataré a un chino que en un pequeño local traerá y venderá todos los artículos que vendían los artesanos. No entraré en la subcontrata que pueda hacer el chino para dar el servicio, eso es cosa suya.

El chino se hará cargo también de la posada. Ya que el negocio no va bien y últimamente se han recibido quejas por parte de José y María.

Lavanderas. Otra manía de los belenes es la de lavar todo el tiempo la ropa, encima en diciembre y con el frío que hace. Se suprimen los trabajos de lavandería, que además siempre son realizados por mujeres. Que cada uno se lave la ropa en sus ratos libres, así se potencia la equiparación de sexos en las tareas domésticas.

El Ángel Anunciador. Si hemos despedido a los pastores, el Ángel Anunciador no tiene sentido y por tanto también es despedido. Lo sustituiré por un cartel, ya veremos si el presupuesto da para que sea luminoso o no. También se puede aprovechar el cartel para anunciar las ofertas del chino. Hay que economizar costes.

El Castillo de Herodes. A Herodes lo mantengo en su puesto. No es que haga mucho, pero manda, y no es cuestión de ponerse a despedir directivos así por las buenas. Pero de los Soldados solo me quedo con dos por motivos de seguridad, pero externalizo la contrata y que sea la empresa la que se haga cargo del control de accesos al Castillo. Ahorro en sueldos y gano en flexibilidad.

Paseantes. En un belén es sorprendente la cantidad de personajes que pululan por él si hacer absolutamente nada. Todos despedidos.

Paseantes con obsequios. Hay otro grupo de paseantes, algo menos ociosos, pero tampoco mucho más productivos, que se dirigen al portal con distintos obsequios (una gallina, una oveja, una cesta con frutas, etc.,). Como todos val al mismo sitio y vienen desde distintos lugares, lo mejor es organizar un servicio logístico de recogida y transporte. Lo primero, todos despedidos y contrataré a uno por medio de una ETT, que tenga animal de carga propio y disponibilidad horaria, de modo que recoja las viandas y obsequios cada dos días y los acerque hasta el portal.

Reyes Magos. En los tiempos que corren, con uno de los tres reyes magos es más que suficiente para llevar el oro, el incienso y la mirra. Despido a dos reyes, dos camellos y los tres pajes. Me quedaré con el rey negro por eso la igualdad de civilizaciones y del racismo. Hay que estudiar la posibilidad de dejar únicamente el incienso, vender el oro y dejar la mirra a otra entidad. Hay que reducir al máximo la inversión de regalos de empresa.

La Mula y el Buey. La única función de estos animales es dar calor. Esta función será desempeñada por una hoguera, que gasta menos. Se les puede ofertar al empleado de logística por si no dispone de animal propio. Aquí también me ahorro una pasta en piensos.

San José y la Virgen María. Tal como están las cosas, está demostrado que el trabajo que hacen los dos en el portal puede ser desempeñado por una sola persona. Me veo en la obligación de despedir a San José, aunque me da pena con todo lo que había aguantado el hombre en esta empresa durante tantos años.

El niño Jesús. Tiene mucho potencial, a pesar de ser tan joven y además su padre es un pez gordo. Así que lo mantengo como becario, con un sueldo testimonial hasta que el muchacho demuestre lo que vale.

Resumiendo, el Belén de este año de crisis queda configurado de la siguiente manera: un pastor, con las ovejas en un cercado, un chino con una posada-comercio de 24 horas, Herodes con dos guardias de seguridad subcontratados, un paseante, con animal propio (o la mula o el buey) haciendo repartos, un rey mago (con camello), la Virgen y el Niño

Seguramente quedará un poco más soso que otros años, pero me he ahorrado una pasta ¿no crees?

Foto: El Belén de la Crisis. El Chino está haciendo el pedido…

Comentarios

Entradas populares de este blog

La leyenda de la Patasola

La Patasola. Ilustración de Dancribu Esta leyenda colombiana que os cuento hoy trata sobre el ser más endemoniado y sanguinario que atormentó a las mentes de los campesinos colombianos durante mucho tiempo, era la Patasola; este ser que vivía en las montañas vírgenes era vista, por algunos, como una hermosa mujer que avanzaba dando grandes saltos con la única pierna que tenía; para otros era una perra grande y negra de grandes orejas; y algunos más la veían como una gran vaca negra. Hay varias versiones de este mito ya que cuentan que la Patasola es el espíritu de una mujer infiel que tenía amores con el jefe de su marido; cuando éste descubrió el engaño mató a su jefe con un machete y a ella le cortó una pierna y salió corriendo su única pierna hasta que se desangró y murió. También cuentan que era una mujer que perdió una pierna por estar cortando leña un Viernes Santo, cuando supuestamente nadie debe trabajar ni hacer nada, y quedó condenada a errar por el mundo, y se oyen

Tangun, el emperador del Sándalo

Tangun, el mítico primer rey de Corea Uno de los mitos más importantes de Corea remite a la historia de Tangun, el primer emperador coreano hacia el año 2333 a.C., fundador del reino de Choson, como así se llamaban las tierras que hoy ocupan Corea.  Era hijo de Hwangung y nieto de Hwanin, conocido como el divino Creador o el Rey de los Cielos. La leyenda comienza cuando Hwangung le revela a su padre el deseo de vivir en la Tierra. Hwanin elige el monte T’aebaek como residencia ideal para su hijo. Hwangung desciende a la Tierra con 3000 compañeros y se declara rey. Reina en armonía y prosperidad, asistido por tres ministros: el conde del Viento, el maestro de la Lluvia y el maestro de las Nubes. Un día, un oso y un tigre le piden a Hwangung que les ayude a convertirse en hombres, y éste les entrega 20 dientes de ajo y un racimo de artemisa, indicándoles que coman las hierbas y que se retiren a sus cuevas durante 100 días, evitando la luz del sol. Si cumplen las condicio

Acechando la muerte

Hay fotografías o instantáneas que no dejan indiferente a nadie, ganadoras de reconocimientos internacionales e importantes premios, algunas de ellas llevan aparejada una terrible historia como la que pongo a continuación. El genial fotógrafo sudanés Kevin Carter ganó el premio Pulitzer con esta fotografía que fue tomada en la región de Ayod, una pequeña aldea en Sudan, y que recorrió el mundo entero. En la imagen puede verse la figura esquelética de una pequeña niña, totalmente desnutrida, recostándose sobre la tierra, agotada por el hambre, y a punto de morir, mientras que en un segundo plano, la figura negra expectante de un buitre se encuentra acechando y esperando el momento preciso de la muerte de la niña. Cuatro meses después de tomada esta fotografía, abrumado por la culpa y conducido por una fuerte dependencia a las drogas, Kevin Carter se quitó la vida. La verdad es que la foto es realmente impresionante y nos hace plantearnos cómo se puede acabar con esto. No se dón