Ir al contenido principal

La ventana

Hoy os pongo un cuento, una anécdota o leyenda que circula por la red desde hace tiempo pero que me parece muy apropiada para reflexionar un poco. ¿Seríamos capaces nosotros de hacer lo mismo?............, el cuento dice así:

Dos hombres, gravemente enfermos, ocupaban la misma habitación de un hospital. Uno de ellos tenía que sentarse en la cama durante una hora cada tarde a fin de evacuar las secreciones de los pulmones. Su cama estaba al lado de la única ventana de la habitación. El otro hombre tenía que pasar los días acostado sobre la espalda.

Los dos compañeros de infortunio hablaban durante horas de sus esposas y sus familias, describían sus casas, su trabajo, recordaban su servicio militar y los sitios donde habían estado de vacaciones. Todas las tardes, cuando el hombre que estaba cerca de la ventana podía sentarse, se pasaba el tiempo describiendo a su compañero de habitación todo lo que veía a través de la ventana.

El hombre de la otra cama disfrutaba durante una hora de lo que le describía su compañero mientras miraba por la ventana. Le contaba que desde la ventana de la habitación la vista era de un hermoso parque con un bonito lago en el que los patos y los cisnes jugaban en el agua mientras los niños hacían navegar a sus pequeños barcos de modelismo. Las flores reflejaban los colores del arco iris. Grandes árboles se repartían por todo parque y a lo lejos se veía la silueta de la ciudad. Mientras que el hombre que estaba junto a la ventana describía todos estos detalles, el hombre de la otra cama cerraba los ojos e imaginaba la escena descrita.

Una tarde el hombre que estaba junto a la ventana le describió un desfile que pasaba por allí. Aunque el otro hombre no podía verla ni escuchar la orquesta, cerraba los ojos y lo imaginaba tan real que le parecía estar viéndolo en primera fila.

Pasaban así los días y las semanas y cada vez el hombre que estaba junto a la ventana le contaba un acontecimiento distinto a su compañero de habitación de tal manera que éste estaba ansioso de que llegase la hora de mirar por la ventana.

Una mañana, a la hora del baño, la enfermera encontró el cuerpo sin vida del hombre que estaba junto a la ventana. Había muerto tranquilamente mientras dormía. Entristecida, llamó a los celadores para que vinieran retiraran el cuerpo.

El otro hombre pidió si podían cambiarle a la cama que estaba junto a la ventana. La enfermera, le acomodó en la cama junto a la ventana y le dejó solo. Lentamente, el hombre se fue incorporando muy poco a poco, apoyándose sobre el codo para echar su primer vistazo por la ventana y así vería por si mismo todas las maravillas que su amigo le había descrito durante tantos días. Finalmente consiguió erguirse lo suficiente para mirar por la ventana y su sorpresa fue mayúscula cuando todo lo que vio fue:…… ¡un muro blanco!

El hombre apesadumbrado preguntó a la enfermera porqué su compañero de habitación, le había descrito una realidad que no era tal.

La enfermera le respondió que el hombre era ciego y no podía ni siquiera ver el muro, lo más probable es sólo pretendiera animarle y hacerle más llevadera su enfermedad.

Que poco trabajo cuesta ser amable con los demás y que difícil nos resulta hacerlo. Estamos jugando en la ruleta de una sociedad cada vez más desnaturalizada, en la que cada uno «va a su bola», como se suele decir, y el que tenemos al lado, si no nos toca de cerca, nos importa bien poco……………..una pena pero es así.

Foto: La ventana

Comentarios

Entradas populares de este blog

La leyenda de la Patasola

La Patasola. Ilustración de Dancribu Esta leyenda colombiana que os cuento hoy trata sobre el ser más endemoniado y sanguinario que atormentó a las mentes de los campesinos colombianos durante mucho tiempo, era la Patasola; este ser que vivía en las montañas vírgenes era vista, por algunos, como una hermosa mujer que avanzaba dando grandes saltos con la única pierna que tenía; para otros era una perra grande y negra de grandes orejas; y algunos más la veían como una gran vaca negra. Hay varias versiones de este mito ya que cuentan que la Patasola es el espíritu de una mujer infiel que tenía amores con el jefe de su marido; cuando éste descubrió el engaño mató a su jefe con un machete y a ella le cortó una pierna y salió corriendo su única pierna hasta que se desangró y murió. También cuentan que era una mujer que perdió una pierna por estar cortando leña un Viernes Santo, cuando supuestamente nadie debe trabajar ni hacer nada, y quedó condenada a errar por el mundo, y se oyen

Tangun, el emperador del Sándalo

Tangun, el mítico primer rey de Corea Uno de los mitos más importantes de Corea remite a la historia de Tangun, el primer emperador coreano hacia el año 2333 a.C., fundador del reino de Choson, como así se llamaban las tierras que hoy ocupan Corea.  Era hijo de Hwangung y nieto de Hwanin, conocido como el divino Creador o el Rey de los Cielos. La leyenda comienza cuando Hwangung le revela a su padre el deseo de vivir en la Tierra. Hwanin elige el monte T’aebaek como residencia ideal para su hijo. Hwangung desciende a la Tierra con 3000 compañeros y se declara rey. Reina en armonía y prosperidad, asistido por tres ministros: el conde del Viento, el maestro de la Lluvia y el maestro de las Nubes. Un día, un oso y un tigre le piden a Hwangung que les ayude a convertirse en hombres, y éste les entrega 20 dientes de ajo y un racimo de artemisa, indicándoles que coman las hierbas y que se retiren a sus cuevas durante 100 días, evitando la luz del sol. Si cumplen las condicio

Acechando la muerte

Hay fotografías o instantáneas que no dejan indiferente a nadie, ganadoras de reconocimientos internacionales e importantes premios, algunas de ellas llevan aparejada una terrible historia como la que pongo a continuación. El genial fotógrafo sudanés Kevin Carter ganó el premio Pulitzer con esta fotografía que fue tomada en la región de Ayod, una pequeña aldea en Sudan, y que recorrió el mundo entero. En la imagen puede verse la figura esquelética de una pequeña niña, totalmente desnutrida, recostándose sobre la tierra, agotada por el hambre, y a punto de morir, mientras que en un segundo plano, la figura negra expectante de un buitre se encuentra acechando y esperando el momento preciso de la muerte de la niña. Cuatro meses después de tomada esta fotografía, abrumado por la culpa y conducido por una fuerte dependencia a las drogas, Kevin Carter se quitó la vida. La verdad es que la foto es realmente impresionante y nos hace plantearnos cómo se puede acabar con esto. No se dón