jueves, 9 de diciembre de 2010

La Constitución Española de 1978

Cada 6 de diciembre celebramos el aniversario de la Constitución Española de 1978, el día en que los españoles la votamos en referéndum y dimos nuestra aprobación y conformidad, pero para tenerlo claro vamos a ver cómo fue el proceso de creación de la Constitución.

Tras la muerte del General Franco y de la Restauración Borbónica en la figura del rey D. Juan Carlos I, España se veía en la necesidad de contar con una Constitución acorde a los tiempos que corrían, que potenciase la recién adquirida democracia, que pusiese en orden los incipientes órganos de autogobierno de las reautonomías que comenzaban a nacer y que marcase los principios del ordenamiento jurídico del país. El periodo de transición era un camino arduo de recorrer, pero el pueblo español estaba por el cambio y así, la clase política, se puso manos a la obra y dedicó todo su empeño en sacar el proyecto adelante.

La Comisión de Asuntos Constitucionales del Congreso fue encargada de redactar un texto constitucional, a partir de una ponencia de siete miembros integrada por Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, José Pedro Pérez Llorca y Gabriel Cisneros por UCD, Gregorio Peces Barba por el PSOE, Jordi Solé Tura por el PCE-PSUC, Manuel Fraga Iribarne por AP y Miguel Roca por los nacionalistas catalanes y vascos, los últimos rechazan formar parte.

Se inicio así la llamada «política de consenso» que trascendió a la cuestión constitucional y que tuvo como expresión importante en los llamados «Pactos de la Moncloa», y que consistió en alcanzar acuerdos mínimos ampliamente compartidos, sobre problemas de la sociedad española y, particularmente, sobre la configuración del sistema democrático.

La elaboración de la Constitución.

La política de consenso fue decisiva para alumbrar una Constitución aceptada casi unánimemente por las principales fuerzas políticas españolas, así como para hacer frente a los problemas del bienio 1977-1979, cuando las amenazas al proceso de cambio fueron claras y las nuevas instituciones aún frágiles.

La ponencia constitucional finalizo su trabajo en abril de 1978, iniciándose en mayo los debates en la Comisión Constitucional, donde surgieron algunas diferencias importantes, reconducidas tras nuevas sesiones negociadoras desarrolladas de forma confidencial entre la UCD y el PSOE.

Tras los sucesivos debates en el Congreso y en Senado, el proyecto constitucional fue aprobado el 31 de octubre. En el congreso 325 diputados votaron a favor, seis en contra —5 AP y 1 EE— y 14 se abstuvieron, entre ellos los del PNV, el de ERC y alguno de AP. En el Senado 226 votaron a favor, 5 en contra y 8 abstenciones.

El 6 de diciembre de 1978 el proyecto constitucional fue sometido a referéndum en el que participó el 67% del censo, inferior a las elecciones de junio de 1977 y al referéndum de diciembre de 1976. Los votos afirmativos alcanzaron el 87%, los negativos el 7%. En el País Vasco participaron solo el 45%, debido a la abstención preconizada por el PNV, afirmativos el 68% y negativos el 23%, atribuibles al nacionalismo radical. Por el contrario Cataluña obtuvo unos resultados como la media española.

Al margen del fenómeno vasco la abstención fue expresión de varios factores, como la desmovilización política, un cierto cansancio del electorado, y lo que se denominó desencanto, es decir la extensión entre la izquierda de una difusa insatisfacción por los limites del cambio político.

Principales características.

La Constitución de 1978 afirma, en su articulo primero, que “España se constituye en un estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”, que la soberanía nacional reside en el pueblo español y que la forma política del estado es la monarquía parlamentaria.

Los artículos sexto y séptimo se dedican a los partidos políticos, que expresan el pluralismo político y son “instrumento fundamental para la participación política”, y a los sindicatos de trabajadores y a las asociaciones empresariales, que “contribuyen a la defensa y promoción de los intereses económicos y sociales que les son propios”, garantizándose la libre actividad de todos ellos dentro del respeto a la Constitución.

El titulo primero esta dedicado está dedicado a los derechos y deberes fundamentales, que son descritos detalladamente. Así el articulo 15 establece que todos tienen derecho a la vida, que permitiría años después al PSOE, la ley de despenalización parcial del aborto; y el articulo 27 reconoce la libertad de enseñanza, también que profesores, padres y alumnos intervendrán en el control y gestión de los centros, así como el derecho a la educación obligatorio y la autonomía de las universidades. El articulo 28, consagra la libertad de sindicación y el derecho a la huelga; el artículo 33 reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia, y el artículo 38 la libertad de empresa en el marco de la económica de mercado.

El capitulo tercero del texto constitucional, se ocupa también extensamente de los denominados derechos económicos y sociales, estableciendo en el articulo 40 que “los poderes públicos promoverán condiciones favorables para el progreso social y económico y para la distribución de la renta regional y personal mas equitativa”. En el titulo séptimo, dedicado a la Economía y Hacienda, se establece en el articulo 128 que “toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuese su titularidad está subordinada al interés general”, y que los poderes públicos, articulo 129, “establecerán los medios que faciliten el acceso de los trabajadores a la propiedad de los medios de producción”. El articulo 131 por au parte establece que el Estado “podrá planificar la actividad económica general para atender a la necesidades colectivas, equilibrar y armonizar el desarrollo regional y sectorial y estimular el crecimiento de la renta y de la riqueza y su mas justa distribución”.

El titulo octavo esta dedicado a la organización territorial del Estado, y los títulos noveno y décimo se ocupan del Tribunal Constitucional y de la reforma constitucional. Una disposición derogatoria enumera la totalidad de las leyes fundamentales franquistas, formalizando la ruptura con la dictadura.

Foto: La Constitución Española de 1978.

lunes, 6 de diciembre de 2010

País de privilegiados

Este fin de semana hemos asistido a uno de los más esperpénticos actos que nos quedaba por sufrir en este país, a la brutal y desproporcionada huelga de los controladores aéreos, el colectivo mejor pagado de todos los que existen a lo largo de la geografía española. Que su trabajo es estresante, me parece muy bien, que hacen muchas horas, me parece muy bien, que tienen poco días de fiesta al año, me parece muy bien, que cobran más de quince veces lo que cobro yo, ya no me parece tan bien.

Estoy de acuerdo que cada uno cobre de acuerdo a sus capacidades profesionales y sus responsabilidades, lo que no estoy de acuerdo es con esa diferencia tan excesivamente amplia con que ven recompensado su trabajo, por muy estresante que pudiera ser.

Puede ser que sus condiciones laborables deban ser mejoradas pero que los medios que han utilizado no son los más adecuados para hacerlo, en el único puente festivo de cinco días que hay en todo el año y en el que muchas personas iban a disfrutar de sus merecidas vacaciones, muchos ahorrando todo el año para hacerlo, y que gracias al capricho de unos señores no han podido hacerlo y como consecuencia de ello lo único que han tenido ha sido la pérdida de sus ahorros, de su tiempo y de sus ilusiones.

Este es por desgracia un país de privilegiados, cuando estamos sufriendo las crisis económica más grave que se recuerda, con la tasa de paro más alta de toda la Unión Europea, con 1.300.000 familias con todos sus miembros en el paro, con casi la mitad de la población en el borde de la pobreza, hay que aguantar que unos señores, los mejores pagados de toda la Unión Europea, se permitan el lujo de paralizar el país, de hundir la maltrecha economía y de manchar la imagen de España que tanto cuesta mantener.

A lo mejor piensan que el pueblo llano está a favor de sus reivindicaciones, no lo sé, pero creo que se equivocan de lleno. Alegan que se han sacado una plaza que cuesta mucho conseguir, también los funcionarios lo han hecho, han sacado una plaza tras muchos años de estudio, privaciones y esfuerzo y se les ha bajado el sueldo a niveles de hace más de diez años, es una señal inequívoca del paso atrás que hemos dado en este país.

Según escribo cada vez me indigno más, congelan las pensiones a los jubilados, que bastante han trabajado ya, suben la edad de jubilación, los que estamos trabajando ahora, afortunados, no sabemos cuándo nos jubilemos si podremos cobrar nuestra merecida pensión, con una clase política que se blinda para que a ellos no les suceda nada y con unos “señores” que se jubilan a los 52 años con el cien por cien del sueldo, multimillonario, de por vida. ¿Qué quieren que pensemos? Pues que este es un país de privilegiados y los demás somos un cero a la izquierda.

Se nos llena la boca de democracia y ¿qué es la democracia que tenemos? ¿Cómo la ejercemos? ¿Qué nos supone? Pues la verdad es que no lo tengo muy claro, para la mayoría de los españoles nuestra única aportación a la democracia es nuestro derecho al voto y, casi siempre nos equivocamos, a partir de ahí se acabó nuestra contribución a la democracia, pasa a ser una dictadura del partido político gobernante que no permite ni una voz discordante en el seno de sus propios partidarios. Hoy día de la Constitución sería un día para reflexionar, los políticos deberían de dejar de darse palmaditas diciendo que buenos somos y que malos son los otros que no hacen lo que queremos, y dedicarse a gobernar, a mirar por los ciudadanos, a sacarnos de la crisis y a no permitir hechos como los ocurridos este fin de semana.

Cuando uno no cumple en su trabajo, lo más normal es que pase a engrosar la lista del paro, a ver si ocurre lo mismo ahora con todos aquellos que han dejado de acudir a su trabajo, que caiga sobre ellos todo el peso de la ley y por supuesto que se hagan responsables, con su propio patrimonio si es necesario, de las indemnizaciones que haya que hacer frente por su negligencia.

No sé qué pasará con todo esto, lo más probable es que no pase nada y dentro de unos días sigamos igual que siempre, cada día más pobres y cada día más distanciados de una clase privilegiada que se cree con todo el derecho de hacer lo que le apetezca sin mirar en las consecuencias y sin preocuparse de lo que pasa a su alrededor.

Creo que no digo nada nuevo, esto es lo que hay y parece ser que para tiempo.

Foto: Personal bloqueado en los Aeropuertos tras la huelga de los controladores aéreos. ABC.

domingo, 5 de diciembre de 2010

El Belén de la Crisis

El otro día recibí un correo de un amigo con las medidas que iba a tomar este año para montar el Belén en su casa y la verdad es que hizo mucha gracia, así que sin menospreciar su trabajo voy a poner lo que va a ser este año el «Belén de la Crisis».

El primer paso que hay que dar, antes de comenzar y siendo la situación económica del país la que es, es llamar a un Asesor que nos ayude en las decisiones a tomar para poder sacar el máximo rendimiento al tradicional nacimiento. Una vez oído al Asesor y valoradas todas las posibilidades, las decisiones adoptadas serán las siguientes.

Pastores. Por todos es sabido que en los belenes siempre hay mayor número de pastores que de ovejas, es un dato curioso pero real. Todos los pastores se van al paro, me deshago de todos menos de uno. Ya veré el modo de cuidar las ovejas, seguramente las pondré en un cercado con sensores para que no se escapen.

Personajes de los gremios. También es impresionante la cantidad de profesiones y oficios que hay en un belén: el panadero, el herrero, el alfarero, el carpintero, el tendero, el posadero, y un largo etc., aunque es igual de sorprendente la poca clientela que tienen. La decisión adoptada es la de despedirlos a todos, decisión dura pero es lo que hay, la economía no da para mantenerlos a todos y menos con tan pocos clientes. En su lugar contrataré a un chino que en un pequeño local traerá y venderá todos los artículos que vendían los artesanos. No entraré en la subcontrata que pueda hacer el chino para dar el servicio, eso es cosa suya.

El chino se hará cargo también de la posada. Ya que el negocio no va bien y últimamente se han recibido quejas por parte de José y María.

Lavanderas. Otra manía de los belenes es la de lavar todo el tiempo la ropa, encima en diciembre y con el frío que hace. Se suprimen los trabajos de lavandería, que además siempre son realizados por mujeres. Que cada uno se lave la ropa en sus ratos libres, así se potencia la equiparación de sexos en las tareas domésticas.

El Ángel Anunciador. Si hemos despedido a los pastores, el Ángel Anunciador no tiene sentido y por tanto también es despedido. Lo sustituiré por un cartel, ya veremos si el presupuesto da para que sea luminoso o no. También se puede aprovechar el cartel para anunciar las ofertas del chino. Hay que economizar costes.

El Castillo de Herodes. A Herodes lo mantengo en su puesto. No es que haga mucho, pero manda, y no es cuestión de ponerse a despedir directivos así por las buenas. Pero de los Soldados solo me quedo con dos por motivos de seguridad, pero externalizo la contrata y que sea la empresa la que se haga cargo del control de accesos al Castillo. Ahorro en sueldos y gano en flexibilidad.

Paseantes. En un belén es sorprendente la cantidad de personajes que pululan por él si hacer absolutamente nada. Todos despedidos.

Paseantes con obsequios. Hay otro grupo de paseantes, algo menos ociosos, pero tampoco mucho más productivos, que se dirigen al portal con distintos obsequios (una gallina, una oveja, una cesta con frutas, etc.,). Como todos val al mismo sitio y vienen desde distintos lugares, lo mejor es organizar un servicio logístico de recogida y transporte. Lo primero, todos despedidos y contrataré a uno por medio de una ETT, que tenga animal de carga propio y disponibilidad horaria, de modo que recoja las viandas y obsequios cada dos días y los acerque hasta el portal.

Reyes Magos. En los tiempos que corren, con uno de los tres reyes magos es más que suficiente para llevar el oro, el incienso y la mirra. Despido a dos reyes, dos camellos y los tres pajes. Me quedaré con el rey negro por eso la igualdad de civilizaciones y del racismo. Hay que estudiar la posibilidad de dejar únicamente el incienso, vender el oro y dejar la mirra a otra entidad. Hay que reducir al máximo la inversión de regalos de empresa.

La Mula y el Buey. La única función de estos animales es dar calor. Esta función será desempeñada por una hoguera, que gasta menos. Se les puede ofertar al empleado de logística por si no dispone de animal propio. Aquí también me ahorro una pasta en piensos.

San José y la Virgen María. Tal como están las cosas, está demostrado que el trabajo que hacen los dos en el portal puede ser desempeñado por una sola persona. Me veo en la obligación de despedir a San José, aunque me da pena con todo lo que había aguantado el hombre en esta empresa durante tantos años.

El niño Jesús. Tiene mucho potencial, a pesar de ser tan joven y además su padre es un pez gordo. Así que lo mantengo como becario, con un sueldo testimonial hasta que el muchacho demuestre lo que vale.

Resumiendo, el Belén de este año de crisis queda configurado de la siguiente manera: un pastor, con las ovejas en un cercado, un chino con una posada-comercio de 24 horas, Herodes con dos guardias de seguridad subcontratados, un paseante, con animal propio (o la mula o el buey) haciendo repartos, un rey mago (con camello), la Virgen y el Niño

Seguramente quedará un poco más soso que otros años, pero me he ahorrado una pasta ¿no crees?

Foto: El Belén de la Crisis. El Chino está haciendo el pedido…