martes, 30 de noviembre de 2010

Festival azulgrana

Hay que ver para creer. Este equipo del Barcelona, jugando así, es imparable. No hay equipo que sea capaz de frenar a los “bajitos” del Barça, Xabi, Iniesta y Mesi que, hoy por hoy, forman el mejor centro del campo del mundo con mucha diferencia sobre los demás. Es de justicia reconocerlo.

El Real Madrid se presentó en Barcelona con la aureola de invicto, con el mejor equipo y el mejor entrenador que podía presentar en muchos años y aún así salió trasquilado del feudo azulgrana. El Camp Nou rugía con cada gol y nadie daba crédito a lo que estaba ocurriendo: en unos minutos mágicos el Barcelona había sentenciado el partido a mitad de la primera parte. El resto fue la consecuencia lógica de la diferencia de juego y, sobre todo, de mentalidad entre ambos equipos en la noche de ayer. Mouriño sufría su primera derrota de la temporada y la mayor goleada que ha recibido como entrenador. Increíble.

Lo único reprochable ayer a los jugadores madridistas fue la pérdida de papeles de alguno de ellos cuando no salen las cosas como pensaban. La acción de Sergio Ramos es censurable y supongo que tendrá la valentía de pedir perdón a Puyol por su comportamiento, si de verdad quieren ser ejemplo de jóvenes que sufren y lloran con ellos.

Después de la noche de fútbol que nos deparó el clásico solo queda saber cuál de los dos equipos ganará la Liga, porque desde la primera jornada se ha visto claramente que esta competición es solo cosa de ellos dos.

Desde aquí felicitar al Barcelona por el excelente partido realizado, animar al Madrid porque esto sólo ha sido un partido y queda mucha competición y decir a los jugadores, de ambos equipos, que no es más que un partido, por muy mediático que sea, y que debe primar la deportividad y el juego limpio.

Aprovecho estas líneas para felicitar a los catalanes por sus resultados electorales al decidirse por un cambio político radical y también por darle un poco de morbo a ese nuevo Parlamento con la entrada del partido de Laporta, un friqui al más puro estilo italiano, al igual que cuando salió diputada la famosa “Cicciolina”, lo que no vamos a reír los españoles con ellos.

Esto también es increíble, que cualquier payaso, vividor, especulador o impresentable se presente a unas elecciones y encima tenga votos suficientes para salir elegido. Pero bueno, supongo que forma parte del juego político y que durante cuatro años ya tendrán tiempo suficiente de arrepentirse aquellos que le han votado, ellos sabrán.

Foto: Celebración azulgrana tras finalizar el partido. (El País)

domingo, 21 de noviembre de 2010

El vino más caro del mundo

El vino más caro pagado por un coleccionista privado es el “Chapeu d’Yquem 1787 que costó 80 mil dólares.

Este vino tiene una mayor longevidad que cualquier otro vino blanco y además su botella se conserva impecable. Lo que le da este vino ese carácter tan especial es la nostalgia ya que sus uvas eran recogidas en Bordeaux en 1787, año en el que George Washington se convertía en el primer presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, James Watt desarrollaba la máquina de vapor y María Antonieta estaba a punto de perder la cabeza.

Además, este vino lo consumían, entro otros, Thomas Jefferson, Napoleón Bonaparte y Josef Stalin

Por otro lado, la botella de vino más cara pagada por un restaurante es un “Romanée-Conti de 1875”, por la que el propietario del mismo pagó 75 mil dólares a un marchante de vinos aduciendo que se trata de la última botella que existe de ese vino de 1875.

Hay que ver que cosas….

Foto: Botella de “Chapeu d’Yquem 1787.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Casualidades o leyendas

Los hay que no creen en las casualidades y por el contrario los hay quien creen en ellas a “pies juntillas”, como se suele decir. Pero lo que sí es cierto es que realmente existen y no dejan de asombrarnos. Los defensores de la teoría de las almas gemelas, defienden que ambas comparten idénticos destinos y que sus vidas comparten multitud de similitudes, aunque para el resto no dejen de parecernos simples casualidades.

Uno de los casos más paradójicos de esta teoría de las almas gemelas, es el de dos hombres que, en periodos históricos diferentes, han compartido muchas similitudes y un mismo destino. Es el caso de Abraham Lincoln y John F. Kennedy, ambos fueron Presidentes de los Estados Unidos y ambos tuvieron un mismo final.

No es una historia nueva y circula desde hace mucho tiempo, pero creo que es curiosa y merece la pena comentarla

Pues bien las coincidencias que circulan desde hace años entre los dos personajes y que en más de una ocasión hayamos leído en distintos medios, son las siguientes:

Lincoln fue elegido congresista en 1846 y Kennedy en 1946.

Lincoln fue elegido Presidente en 1860 y Kennedy en 1960.

Lincoln y Kennedy tienen 7 letras.

Los dos fueron grandes defensores de los derechos civiles.

Las esposas de ambos perdieron un hijo durante su estancia en la Casa Blanca.

Lincoln tenía un secretario apellidado Kennedy y Kennedy una secretaria apellidada Lincoln.

Ambos fueron Capitanes de barco.

Ambos fueron asesinados por sureños, de un disparo en la cabeza y en un viernes.

Los sucesores de ambos fueron sureños y con el mismo apellido. A Lincoln le sucedió Andrew Johnson nacido en 1808 y a Kennedy le sucedió Lyndon Johnson que nació en 1908.

El asesino de Lincoln fue John Wilkes Booth que nació en 1839, por su parte el asesino de Kennedy fue Lee Harvey Oswald que nació en 1939.

Ambos asesinos eran conocidos por sus tres nombres y sus nombres completos tienen 15 letras.

A Lincoln le asesinaron en un teatro llamado “Ford”. A Kennedy le asesinaron en una limousine “Lincoln” producida por la compañía “Ford”.

Ambos asesinos huyeron a corriendo del lugar del crimen, ambos fueron capturados minutos después de cometer el asesinato en su lugar de escondite, Booth huyó del teatro y se escondió en un almacén, Oswald huyó de un almacén y se escondió en un teatro. Ambos murieron asesinados antes de ser juzgados.

Ambos Presidentes medían 1,83 m. y tenían complexión atlética. A los dos les gustaba sentarse en una mecedora, leían citas bíblicas y eran fervientes seguidores de las obras de Sakespeare.

En el momento de su asesinato, ambos estaban junto a sus esposas, que resultaron ilesas, y sostuvieron las cabezas de sus esposos cuando estaban heridos de muerte.

Lincoln se encontraba sentado en el palco 7 del teatro donde fue tiroteado y Kennedy iba en el coche número 7 de la caravana presidencial.

Ambos murieron en Hospitales que tenían las mismas iniciales. Lincoln murió en el “Paterson House” y Kennedy en el “Park Hospital”.

El asesinato de Lincoln se produjo en un teatro propiedad de un hombre llamado John y el hombre que grabó el asesinato de Kennedy se llamaba Abraham

Las autopsias les fueron practicadas, a ambos Presidentes, por médicos militares y ambos fueron sepultados en ataúdes de caoba.

Una semana antes de ser asesinado, Lincoln estuvo en Monroe, en el Estado de Maryland, y Kennedy, una semana antes de ser asesinado, estuvo con Marilyn Monroe.

Pero hay que decir que estas similitudes o coincidencias que se dicen de los dos Presidentes norteamericanos entran más en el campo de las «leyendas urbanas» que de la realidad propiamente dicha, ya que no todas son ciertas pero que han mantenido esa leyenda de coincidencias.

En honor a la verdad hay que decir que Lincoln no tuvo nunca un secretario apellidado Kennedy, aunque Kennedy si tuvo una secretaria llamada Evelyn Lincoln. Que no existe ninguna ciudad llamada Monroe en el Estado de Maryland y que Marilyn Monroe murió quince meses antes de ser asesinado Kennedy. John W. Booth no nació en 1839 sino que lo hizo en 1838. Oswald se escondió en un cine y no en un teatro.

Estas leyendas urbanas, que se van conformando alrededor de distintos personajes, nos dan una imagen distorsionada de la realidad y al final no somos capaces de diferenciar lo que es real y lo que no lo es. Puede que haya coincidencias, que las hay, pero de ahí a parecer una imagen calcada uno de otro me parece realmente exagerado. Seguramente si buscamos similitudes entre familiares, amigos o conocidos encontraremos más de las que nos podríamos imaginar, pero de ahí a lo referido de los dos Presidentes hay un abismo.

Foto: Los Presidentes Abraham Lincoln y John F. Kennedy.

jueves, 4 de noviembre de 2010

El Porteñazo

Esta impactante instantánea tomada durante el denominado «Porteñazo» en Venezuela, es otra de las fotos que ha dado la vuelta al mundo y es el único Premio Pulitzer que ha tenido Venezuela.

Al despuntar el día 2 de junio de 1962, se produce una sublevación cívico-militar en la Base Naval de Puerto Cabello en el Estado de Carabobo, dirigida por el Capitán de Navío Manuel Ponte Rodríguez, el Capitán de Fragata Pedro Medina Silva y el Capitán de Corbeta Víctor Hugo Morales. Los sublevados se enfrentan a las tropas leales al gobierno al mando del coronel Alfredo Monch quien, al día siguiente, da por sofocada la rebelión con un saldo de 400 muertos y cerca de 700 heridos.

En 1963 se otorgó el Premio Pulitzer de Fotografía, uno de los más prestigiosos a nivel mundial, a la fotografía tomada por Héctor Rondón, del “Diario La República”, en la que se va al capellán Luis María Padilla acudiendo al medio de la calle —en el sitio conocido como La Alcantarilla— a socorrer a un soldado herido en los momentos cruciales del tiroteo, a quien sostiene en sus brazos para tratar de ayudarlo. Mientras los sujetaba entre sus brazos, el soldado solo pudo decirle «ayúdeme padrecito» antes de ser nuevamente alcanzado por las balas.

La fotografía fue distribuida por la Associated Press y fue publicada en muchas revistas de todo el mundo. En España fue portada de la revista “Life en español”, poco después de los hechos.

Foto: Fotografía de Héctor Rondón durante “El Porteñazo”. 1962